ANDREI ROUBLEV

  • Este debate tiene 11 respuestas, 1 mensaje y ha sido actualizado por última vez el hace 3 semanas, 1 día por Cristina Olmedo.
Mostrando 6 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • #632 Responder
      Manuel Polls Pelaz
      Superadministrador

      CICLO ARTE, PODER DINERO: CINE CLUB REALEJO / CORRALA DE SANTIAGO
      ANDREI RUBLEV de Andrey Tarkovski (1966) / ARTE MEDIEVAL, REYES, IGLESIA

      Este fin de semana, de viernes 19 a domingo 21 de Marzo, enlace V.O.S.E de libre visionado en:
      PRIMERA PARTE https://vimeo.com/514915289
      SEGUNDA PARTE https://vimeo.com/514937559

      Contraseña: CORRALA DE SANTIAGO

      Estamos ante una obra magna de la historia del arte, realizada por uno de los mejores cineastas de la historia del cine. Tarkovski eligió filmar la película principal en blanco y negro y el epílogo, mostrando algunos de los iconos del monje y pintor medieval Andréi Rubliov, en color. En consecuencia, la vida de Rubliov es en blanco y negro, mientras que su arte es en color. La película pudo así expresar la codependencia del arte de un artista y su vida personal. Tarkovski afirmó que el hombre volador en el prólogo es «el símbolo de la osadía, porque la creación requiere del hombre la oferta completa de su ser. Si uno desea volar antes de que sea posible, o fundir una campana sin haber aprendido a hacerlo, o pintar un icono, todos estos actos exigen que, por el precio de su creación, el hombre muera, se disuelva en su obra, se entregue por completo»

    • #643 Responder
      Martin Cloe
      Invitado

      Estimado Manuel

      Las pinturas de Andrei Rubliev poseen la belleza con quietud y están llenas de casi connotaciones platónicas.

      Efectivamente este monje pintor está vinculado a los inicios de la escuela moscovita, donde Moscú se erige como centro artístico. A finales del siglo XV se acaba de producir el matrimonio entre un zar más llamado Iván y Sofía, sobrina nieta del último emperador bizantino. Las artes, la monarquía y la religión contribuyen poderosamente a historias como la de nuestro protagonista.

      Creo que me gusta aún más en la obra de Tarkovsky. Menuda pareja de guionistas con Konchalovski.

      Más fundidores de campanas para un mundo al que se le ha perdido el sentido del oído.

      Felicidades por la programación, sin duda obra magna de la Historia del Cine.

      • #648 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Estimado Martin Cloe, el film efectivamente refleja perfectamente la historia medieval del alma y del arte rusos. Tarkovski y Conchalovski estuvieron 2 años trabajando el guion. El sometimiento de la iglesia al poder y la crueldad del mismo, contrastan con la belleza de los protagoinistas principales: pintores, campaneros, voladores… Todos ellos perdedores y ganadores a la vez, enfrentados al sistema totalitario. Y como bien dices, incluso nuestra actualidad, tan democrática como mediática, se ha alejado de la escucha hacia los protagonistas de las utopías individuales. ¡Gracias y un fuerte y sonoro abrazo!

    • #644 Responder
      Wolf
      Invitado

      Gracias ! Muchas Gracias !

      Para cuando: Stalker y demás obras suyas ?

      • #649 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        ¡Pues sí, confiemos que Tarkovski visite nuevamente el cine-club, más pronto que tarde, y efectivamente Stalker como primera opción!

    • #645 Responder
      Cristina Olmedo
      Invitado

      Estimado Manuel
      Andrei Roublev, me ha parecido una película compleja. Solaris, la anterior cinta que nos ofreciste me pareció mucho más fácil de seguir. Para mi ha sido como una gran novela puesta en imágenes, con infinidad de historias contadas, que se van entremezclando y que no he llegado a unir hasta que he visto la segunda parte.
      Teniendo en cuenta esta dificultad en seguirla. Hay algo que me pregunto ¿Por que en el prólogo de la película nos muestra el ingenio de construir el globo para cumplir con el deseo de volar? ¿Cómo unir esta historia con el resto de la película?
      Cuando llegas al epílogo, la película ya se ve como un todo y valoras secuencias, imágenes, actores ,mensajes y críticas.
      Me ha llamado la atención en personaje del juglar o bufón ,empleando unas letras ridiculizando a personas relevantes que me han recordado inmediatamente al rap actual. El actor que encarna al personaje lo hace estupendamente.
      El personaje de la tonta, protegida por Andrei y que aparece al final de la película, es el que encarna la suerte de los inocentes a pesar de estar rodeados por un mundo de ambiciosos, malvados, penitentes culpables.
      La secuencia de la campana es estupenda. Y la del ataque a la ciudad de Vladimir impresionante
      El epílogo, un magnífico homenaje al ese pintor de iconos que fue este monje del s. XV que da título a la película.
      Como curiosidad te diré que Tarkovski, es uno de los directores predilectos de mi cuñado,(Miembro del Festival de Cortos de Alcalá de Henares) tanto es así que hizo un corto (Las causas) en homenaje a él. Creo que él y tú os habéis conocido en algún momento.
      Un cinéfilo abrazo

      Cristina

      • #650 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Querida Cristina, como comentábamos en la introducción, la película expresa la codependencia del arte de un artista y su vida personal. Tarkovski afirmó que el hombre volador en el prólogo es «el símbolo de la osadía, porque la creación requiere del hombre la oferta completa de su ser. Si uno desea volar antes de que sea posible, o fundir una campana sin haber aprendido a hacerlo, o pintar un icono, todos estos actos exigen que, por el precio de su creación, el hombre muera, se disuelva en su obra, se entregue por completo»
        En este sentido los personajes que citas, el hombre pájaro, el juglar, el campanero, el propio Andrei Rublev, son mártires de su propia fe y de su obra.
        Cuando puedas recuérdame por favor tu correo y te envío algunos enlaces de mis films (quedó pendiente)y comentamos el trabajo de tu cuñado. No recuerdo haber visto «Las causas» y sería interesantísimo compartirlo.
        ¡Gracias y un fuerte abrazo!

    • #646 Responder
      Carlos Muñoz Muriedas
      Invitado

      Gracias Manuel por este ciclo finalizando con esta obra tan magna como singular. La primera vez que me acerqué a esta película no sabía nada del pintor, me aficioné al verla y me sorpendió los pocos datos biográficos que había en las bibliotecas que visitaba (aun no había tanto internet jeje). No era la típica biografía de alguien que podíamos consultar si había añadidos o no, el propio Tarkovsky casi se diría que proyecta sus propias inquietudes personales en él. Por una parte Rublev estuvo en silencio, sin pintar, y él también ha estado sin dirigir durante tiempos más o menos largos.

      Su visonado me provoca también un silencio cuando acaba, una vez se hace la luz y vemos esos iconos a todo color. Te hace pensar en el arte, la historia y las desgracias de su pueblo, la violencia, y sobre todo la libertad del individuo creo yo, una persona por otra parte sufriente, torturada también ante la duda y su tiempo, y ahí la fe juega el papel determinante.

      Es también con detalles que todo tiene su relación, por ejemplo el fango con el que se fabrica la campana del final y que es el mismo que provoca el resbalón del fundidor que hace que descubra la arcilla, estamos pues ante un discurso lleno de símbolos y no siempre fáciles de captar: el fango es mezcla de tierra y agua, y ahí el pintor saca la materia de su obra, y esos elementos siempre han tenido un marcado simbolismo, místico y lírico.

      En fin, que Tarkovsky nos hace meditar mucho y ese es el mayor logro aunque más de una vez cueste entrar en su mundo. Un cordial saludo

      • #651 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Querido Carlos, qué atractiva tu observación sobre el fango, un fango efectivamente primordial. Estamos ante un film de visionado recomendable al menos una vez al año, pienso yo. ¡Tal es la inagotable inmensidad de fenómenos estéticos, simbólicos y espirituales que alberga!
        Cuando yo vivía en una cueva del Sacromonte solía verlo el miércoles santo, cada miércoles santo, coincidiendo con la procesión del Cristo de los Gitanos, en las colinas del entonces mi barrio. Se fundían esa larga noche religión, antropología, belleza, capas ocultas y ancestrales de humanidad, jolgorio, ritos, arte y misticismo.
        Sería estupendo poder contar con alguna intervención tuya en nuestros coloquios de Festival Cinemística: La VII edición se subtitula «Los alrededores del silencio». ¡A ver si seguimos en contacto y lo podemos hacer posible! Gracias y un fuerte abrazo.

    • #647 Responder
      JOSE LUIS GOMEZ ORDOÑEZ
      Invitado

      Tres fines de semana con el regalo de cine selecto haciendo más llevadera la anemia social, bien necesitan de unas palabras de agradecimiento. Que hago llegar a M. Polls en forma de comentario ligero pero sentido, sincero, a los tres films, tras el visionado del ciclo completo.
      El Andrei Roublev lo he visto con detenciones de la proyección quizás debidas a mi deficiente conexión a internet; este «fallo» me ha permitido gozar de esas imágenes detenidas como cautivadoras creaciones pictórica. Seducido por esa belleza he repetido las paradas muchas otras veces; iconos , paisajes, conjuntos abigarrados de personas, caballos, rostros….me hacían sentir ante un Vermeer, un Velázquez, un Rembrandt, un Piero de la Francesca, Patinir o Brueghel…Me atrevo a preguntar si esta deconstrucción del cine en fotografía o en pintura, no es una invitación implícita del propio Tarkovski a valorar cada una de sus escenas, a deshacer el cine – invención basada en la superposición rápida de imágenes- en la quietud como mecanismo de producción de una estética intemporal, convirtiendo la cámara en un espejo de los objetos a los que abstrae de un relato argumental, de una secuencia narrativa, para irlos depositando en la conciencia como un andamiaje de eternidad… Pero no es la lentitud de la cámara y su análisis de los detalles, sino la admiración del conjunto, lo que suspende el ánimo.
      La construcción de la campana- hay más ingeniería humana en ello que en un astillero-y el acontecer del primer tañido es algo inefable.
      Como inefable también, ¡ cuántos registros diferentes tienen las pasiones humanas!, son las escenas alfa y omega de Fake, es el caminar de Oja Kodar, en el film de Welles, erigiéndose él mismo en campanero mayor del arte fílmico, confundiéndose con Picasso en la adopción común como musa inspiradora de esa belleza femenina.
      Del Manantial no puedo hablar en términos elogiosos. El retrato que propone de la arquitectura moderna y del personaje heroico del arquitecto H.R., que vive en la espera de encargos de rascacielos de las grandes corporaciones financieras- resulta cruel que la única arquitectura de vivienda social que aparece sea dinamitada- es una novela rosa que no resiste el paso del tiempo transcurrido desde mediados del siglo XX. El mundo de la arquitectura y de los arquitectos en esos años lo dibujó mucho mejor el cine italiano de esos años; al menos para ojos europeos.
      Cordiales saludos, amigos, y un abrazo, Manuel+Elena.

      • #652 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Muchas gracias José Luis por tus comentarios elogiosos, y tu acertada disgresión sobre lo inefable.Tarkovski hablaba del cine como el arte de esculpir en el tiempo, y esa escultura al cincel del camarógrafo queda congelada magistralmente, y como bien dices, en cada fotograma, fuera del tiempo diríase. Tu expresión de «andamiaje de eternidad» hubiera sido así, pienso yo, muy bien acogida por el maestro ruso hacia el sentido de su obra. Por ello los personajes de los films de Tarkovski son casi siempre prisioneros de su sentido hacia lo eterno. Pero no un sentido de eternidad individual sino colectiva, y en eso está su gran valor humanista.
        En cuanto a Welles, echo de menos tu valoración arquitectónica sobre la secuencia de la catedral de Chartres, pero coincido perfectamente con tus consideraciones sobre la arquitectura de Oja Kodar. Ahí queda claro, y desde el principio del film, que la relación sujeto/objeto de la observación, puede ser manipulada por terceros…
        Y sí, naturalmente, comprendo tu disidencia con Vidor y su «El Manantial», pero era un film que introducía amablemente el ciclo «Arte, poder, dinero», y en relación con el cine italiano de postguerra ya en la introducción del primer fin de semana comenté la analogía -por opuestos- de la secuencia final (subida al rascacielos) y «happy end», para con la secuencia inicial (bajada de rascacielos) desesperanzada de «La noche» de Antonioni.
        ¡Un fuerte fuerte abrazo, y nuestro agradecimiento por estar siempre e inefablemente «ahí»!

    • #653 Responder
      Cristina Olmedo
      Invitado

      Gracias Manuel, por hacerme ver esa unión entre prólogo, desarrollo y epílogo de la película. José Martín Velázquez (mi cuñado madrileño, con el que creo que has coincidido alguna vez) ha prometido enviarme el enlace de su homenaje a Tarkovski (Las causas). En cuanto lo haga lo compartiré contigo. Igual que haré lo propio, si me lo permites, con los enlaces de los films que tu has creado y puedas enviarme.

      Te envío mi correo:
      macrtiol@gmail.com

      Un abrazo
      Cristina

Mostrando 6 respuestas a los debates
Respuesta a: ANDREI ROUBLEV
Tu información: